DATOS ÚTILES REVISIÓN DEL VEHÍCULO

  • Revisión del vehículo

    Realice el control para su coche con un profesional de confianza o, si es posible, con especialistas autorizados por el fabricante del vehículo. Asegúrese de llevarlo a revisión con cierta antelación para poder probarlo en paseos cortos y no durante la ruta.

    Es mejor que evite acudir al técnico en época previa a la temporada de vacaciones de su ciudad. No querrá demorar su tan ansiado viaje sólo por no haberlo pensado unos días antes.

    Intente tener su automóvil en condiciones durante todo el año para impedir que tenga que realizar muchas reparaciones juntas que pudieran complicar su economía. En este chequeo no puede faltar la verificación de:

    1. Filtros de aceite y aire.
    2. Buen estado de las pastillas de freno
    3. Luces.
    4. Presión y desgaste de los neumáticos.
    5. Mangueras.
    6. Niveles de agua, aceite y refrigerantes.
    7. Suspensión.
    8. Limpiaparabrisas.

    1. Asegúrese el estado de su vehículo

    SIEMPRE antes de un viaje asegúrese de que los niveles de aceite, agua, líquido de frenos y en algunos casos de dirección, estén en sus niveles correctos. Chequee el desgaste de los frenos. Revise el estado de las mangueras de combustible, si están agrietadas, debe reemplazarlas, incluso, llevar un metro de este tipo de mangueras, es siempre recomendable, puede sacarlo de más de algún apuro.

    Asegúrese con su mecánico el estado de todas las correas del motor, en cualquier momento éstas pueden romperse por desgaste o elementos ajenos.

    2. Asegure sus neumáticos

    Examine constantemente la presión, que siempre debe ser la indicada por el fabricante, esto mantendrá una temperatura óptima en los neumáticos, además del correcto uso del combustible. No se olvide de revisar el estado del neumático de auxilio es fundamental contar con un reemplazo en el caso que suceda algún inconveniente .

    3. Revise sus elementos de seguridad

    Asegúrese que la carga del extintor esté completa. Examine el estado de todas las luces. Chequee que los cinturones de seguridad funcionen correctamente.

  • 4. No cargue el techo del auto

    Si no tiene alguna cajuela especialmente para ello, no es recomendable cargar elementos en el techo de su vehículo, ya que cambia el perfil aerodinámico y se puede hacer gastar bastante más combustible en un largo viaje y si la carga es considerable, representa un riesgo, ya que eleva el centro de gravedad del vehículo, volviéndolo inestable.

    5 . Ahorre combustible

    No viaje con las ventanas completamente abiertas, ya que representan un freno aerodinámico para el auto, si no tiene Aire Acondicionado, úselas medianamente abiertas.

    Deje siempre que el auto pierda velocidad en subida, generalmente son 10 o 15 km/h, y si es necesario, baje una marcha, en subida el consumo puede aumentar de manera muy considerable si apuras la marcha o insistes en mantener la velocidad.

    6. Viaje a una velocidad promedio

    El uso óptimo del combustible siempre es a 90 km/h, eso si, llegará un poco más tarde a destino. Pero, si estamos de vacaciones, ¿Cuál es el apuro? Mantenga una velocidad promedio de 100 km/h disfrutará del paisaje y llegará más tranquilo.

    7. Mantenga una distancia segura

    Nunca se acerque al auto que está justo delante de usted, mantenga una distancia de unos 40 metros, que es lo que necesita para frenar en caso de emergencia, además esto facilita la visibilidad y saber con claridad qué está pasando más adelante.

    8. Frene bien

    En caso de necesitar frenar de manera brusca o de emergencia, siempre intente hacerlo hacia la parte externa de la carretera, en caso de que alguien lo golpee por la parte trasera, lo impulsará hacia afuera y no contra otro vehículo.

    Nunca frene fuerte en curva, lo dejará absolutamente sin dirección. Si necesita frenar realmente fuerte, no frene completamente a fondo, practique movimientos bombeando el pedal entre un 60% y 100% de su capacidad, practicar esto puede significar salvar su vida, ya que las ruedas no se deslizarán y el auto necesitará menos distancia para detenerse.

    9. Controle el desgaste de su vehículo

    Si va a viajar varios cientos de kilómetros, lleve siempre un litro de aceite para el motor. Muchos motores modernos están preparados para consumir el aceite de manera gradual, por lo que es recomendable siempre llevar aceite para viajes largos, sobre todo si su motor usa algún grosor poco común o aceite sintético que no se consigue en cualquier parte.

    Controle el nivel del aceite siempre a medio camino entre el mínimo y el máximo, nunca sobre el máximo. También es bueno recordar que se debe tener agua destilada si no es el refrigerante correcto para su auto. El agua no contiene otros elementos químicos, algunos refrigerantes originales reaccionan con otros de otras marcas o naturalezas, gelificándose y tapando completamente el motor.